¿CÓMO SE RELACIONA EL VPH CON EL CÁNCER CÉRVICO UTERINO?

La infección por el Virus del Papiloma Humano (VPH), es un proceso de invasión del virus en el organismo humano, que no tiene manifestaciones ni síntomas.

Existen más de 100 tipos de VPH, de los cuales un promedio de 30, que se transmiten por contacto sexual, afectan el área genital; se clasifican en virus de bajo y alto riesgo y ambos pueden causar el crecimiento de células anormales. Los VPH de bajo riesgo sólo causan la presencia de verrugas genitales, que son consideradas lesiones benignas no cancerosas, y sólo los VPH de alto riesgo pueden evolucionar a cáncer cérvico uterino. Sin embargo, algunas veces la permanencia del VPH se mantiene por mucho años, causando o no anormalidades en las células.

Como todos los virus oportunistas, y dadas las características de constante transformación del epitelio cervical, el VPH requiere de “un error” que cometan las células al reproducirse, para instalarse en ellas y desarrollarse.

Se sabe que las mujeres que tienen infecciones frecuentes se encuentran en un mayor riesgo de desarrollar lesiones precursoras que evolucionen a cáncer; debido a que la recurrencia de infecciones modifican la estructura de las células y pueden facilitar este proceso.

Los estudios sugieren que si una mujer desarrolla cáncer o no, depende de una variedad de factores que actúan conjuntamente con los VPH de alto riesgo, estos factores pueden incluir el tabaquismo y una resistencia baja a la infección; así como la oportunidad de detección y atención.

La mayoría de las personas que son infectadas por VPH, no presentarán síntomas y la infección desaparecerá por sí sola, y solamente una pequeña proporción de mujeres que tiene una infección persistente de VPH de alto riesgo, evolucionará a un cáncer del cuello de la matriz.

El VPH se adquiere por medio de relaciones sexuales no protegidas; es fundamental señalar que tanto hombre como mujeres pueden ser portadores del virus sin saberlo, ya que en la mayoría de los casos no presenta ningún síntoma o molestia y puede estar latente en el organismo durante muchos años sin manifestarse; a menos que existan las condiciones propicias para su desarrollo.

Recuerda, no todas las mujeres que tengan el VPH van a desarrollar este cáncer, lo esencial es continuar con la vigilancia estrecha para hacer detecciones oportunas y asumir la responsabilidad compartida por el autocuidado de la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *